0

Los errores más frecuentes al invertir en crowdfunding inmobiliario

errores al invertir en crowdfunding

El crowdfunding ha irrumpido con fuerza en el sector inmobiliario. Este modelo de inversión que permite que cualquier inversor, grande o pequeño, pueda diversificar sus participaciones en varias propiedades o tipologías de inmuebles ha crecido de forma exponencial en los últimos años. Sólo en nuestro país, en 2017, el volumen de inversión fue de 42 millones de euros, un 110% más que en el ejercicio anterior. Una tendencia que, según los expertos, se mantendrá de cara a los próximos años.

Una opción de inversión que gana adeptos pero que aún continúa siendo desconocida para una parte de la sociedad. Por ello, desde Urbanitae, te aclaramos algunas dudas y errores que pueden surgir al invertir por primera vez a través de este tipo de plataformas.

  1. No elegir la plataforma adecuada

Decantarse por una empresa que cuente con un equipo de expertos en la materia, que asesoren al usuario durante todas las fases del proceso y que disponga de los activos adecuados a las necesidades y requerimientos de su inversión, bien sea por la tipología de activos o la diferenciación de los proyectos, son algunos requisitos básicos que se deben tener en cuenta al elegir la plataforma en la que invertir.

  1. Realizar una inversión demasiado baja

La verdadera disrupción del crowdfunding es que cualquier ciudadano puede invertir en grandes proyectos inmobiliarios, normalmente reservados para inversores profesionales con grandes capitales. Por eso, aunque el crowdfunding permite invertir en un activo con una cuantía baja, lo recomendable es, dentro de nuestras posibilidades, hacerlo con una cantidad que nos permita obtener una rentabilidad óptima del producto. Aunque existen ciertos riesgos, no olvidemos que la inversión cuenta con el respaldo de un bien tangible, que es el propio inmueble en el que se está invirtiendo. Además, como es lógico, un mayor desembolso en un proyecto de crowdfunding te convierte en propietario de un porcentaje mayor del activo.

  1. No entender bien el producto

No conocer cómo funciona el propio proceso de inversión y, en concreto, los plazos para rentabilizar y recuperar el dinero invertido es un error muy común al realizar una primera inversión. Por ello, es fundamental informarse y tener claro cuál es la estrategia del proyecto, que plazos tiene de salida y cómo te va a generar dinero.

Por ejemplo, un proyecto cuyo objetivo es generar rentabilidad vía alquileres puede empezar a darte dinero desde el primer mes de la inversión (en el caso de la adquisición de un inmueble ya alquilado, por ejemplo) pero, por lo general, tendrá un plazo de recuperación del principal más largo. En Urbanitae, normalmente, los proyectos de rentas tienen un plazo de inversión de un mínimo de 3 años después de los cuales se vende el inmueble y se recupera el dinero aportado y sus plusvalías (si las hubiera). Es importante tener en cuenta que hasta que el activo no se vende, no se puede recuperar el dinero aportado al inicio.

En el caso de proyectos de plusvalía, la rentabilidad se busca únicamente en la venta del activo y no se genera dinero durante la inversión. Un ejemplo básico de este tipo sería la adquisición de un inmueble antiguo para reformar y vender, cuyos plazos suelen estar entre los 10 y los 24 meses, dependiendo de la complejidad de la reforma.

  1. No conocer bien los riesgos de cada inversión

Debes asegurarte de que la plataforma en la que inviertas es transparente con respecto a los riesgos que conlleva cada uno de los activos en los que has decidido desembolsar el dinero. Una compañía de crowdfunding inmobiliario seria siempre mantendrá al usuario informado y le asesorará de todos los detalles que conlleva su inversión durante el proceso.

  1. Creer que la rentabilidad es siempre fija

También es un error pensar que por el mero hecho de invertir obtendrás siempre una rentabilidad fija. Salvo en los casos de préstamo con un tipo fijo donde está claramente definido el tipo de interés como, por ejemplo, en la financiación de obra a un promotor. La rentabilidad en los proyectos publicados en una plataforma de crowdfunding inmobiliario es estimada y depende de las condiciones de mercado en el momento de la venta. Recuerda lo que hemos comentado en el punto número 4, si la compañía de crowdfunding te especifica otro panorama, puedes llevarte sorpresas desagradables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.