0

Madrid: descubre los edificios residenciales más singulares

Madrid, además de ser uno de los mayores epicentros de diversidad social y cultural de España, está considerada también un gran escaparate arquitectónico. Pero, además del atractivo monumental de sus edificios oficiales, religiosos e incluso corporativos, también conviven en sus calles inmuebles residenciales de estilo clásico, vanguardista y sostenible. Hacemos un repaso por algunos de los edificios de viviendas más singulares de la capital.

Casa de las Flores

La Casa de las Flores en el barrio de Argüelles es una de las obras más representativas de la arquitectura madrileña del siglo XX. Edificada por el arquitecto Secundino Zuazo, consta de 288 viviendas de diferentes tamaños estructuradas en torno a tres patios. La esquina que da a la calle Princesa presenta unos característicos balcones con jardineras que otorgan el nombre al edificio, que quedó destruido durante la Guerra Civil y fue reconstruido en la década de los 40 en base al diseño original de Zuazo. Entre sus peculiaridades destaca que este lugar fue la residencia de Pablo Neruda a su paso por la capital como cónsul de Chile entre 1934 y 1936. 

Mirador de Sanchinarro

En el norte de la capital, en el barrio de Sanchinarro, se ubica este mirador postmoderno de 63 metros de altura, 21 pisos y un total de 156 viviendas. Inaugurado en 2005 por el estudio neerlandés MVRDV, en colaboración con la arquitecta española Blanca Lleó, el edificio es una yuxtaposición de bloques, diseños y colores diferentes. En su composición llama la atención el gran hueco central, a la altura del piso 12, que responde a la idea inicial de sus arquitectos de voltear una manzana tradicional de viviendas de forma que el edificio fuese vertical en vez de horizontal y el hueco funcionase como el patio de la urbanización. La idea, obviamente, no funcionó, y el inicial patio se ha convertido en un mirador con vistas a la Sierra de Guadarrama. En 2006 recibió un premio de Urbanismo, Arquitectura y Obra Pública del Ayuntamiento. 

Casa de Bambú

Construido en 2007 por los arquitectos Alejandro Zaera y Farshid Moussavi, este edificio de 88 viviendas de protección oficial situado en Carabanchel está recubierto de bambú que, además de impregnarle ese carácter diferencial, le aporta un colchón térmico y acústico que lo protege de las altas o bajas temperaturas. Las viviendas tienen también fachada a los dos lados del bloque, lo que permite la ventilación cruzada, y una fuente de energía solar térmica que provee al edificio de agua caliente. Un ejemplo de arquitectura sostenible que recibió en 2008 el premio a la Excelencia en Arquitectura concedido por el Royal Institute of British Architects.

Torres Blancas

Esta torre, de 81 metros de altura, ubicada en la Avenida de América, es una estructura a base de cilindros recubiertos por balcones con celosías de madera que debe su nombre al uso de hormigón blanco en la fachada. Fue gestado en 1961 por el arquitecto Francisco Javier Sáenz de Oiza, que vivió el resto de su vida en el inmueble. En total, cuenta con 23 plantas, destinadas a viviendas y oficinas, y una gran piscina en la azotea. Su singularidad no ha pasado desapercibida para muchos cinematográficos y ha sido el escenario del rodaje de películas como Tiempo después, la última dirigida por José Luis Cuerda. 

Casa dos Portugueses

El arquitecto Luis Bellido González construyó hace 100 años, entre 1919 y 1922, este singular inmueble situado entre las calles Virgen de los Peligros, Caballero de Gracia y Jardines, al lado de Gran Vía. El edificio, compuesto por dos bloques, combina el ladrillo visto con la piedra caliza de los ornamentos, las repisas y el zócalo de la planta baja, aunque destaca especialmente por la vegetación y el aparentemente involuntario jardín de matas verdes de su fachada. El residencial debe su nombre a su utilidad inicial como lugar de encuentro para portugueses que residían en Madrid en los años 70.

La Torre Negra

Vallecas 20, más conocido como La Torre Negra, es un residencial de 74 metros de altura construido en 2006 por los hermanos Hurtado de Mendoza, que alberga 132 pisos y dúplex de protección oficial en régimen de alquiler con opción a compra. Situado en el Ensanche de Vallecas, el edificio se descompone en altura en dos cuerpos: una torre, de 22 plantas; y un bloque, de 8 plantas, que se comunican por un cuerpo bajo, de dos plantas más el bajo. Entre sus peculiaridades se encuentran su fachada recubierta de una piel de escamas de zinc y las ventanas de forma irregular, que ocultan los niveles de cada piso, aportando un aspecto irregular al edificio, que recibió el Premio NAN de Arquitectura en 2010. 

102 viviendas en Carabanchel

El proyecto, diseñado por el estudio Dosmasuno Arquitectos en 2007, consta de un núcleo principal construido en hormigón, del que sobresalen 102 viviendas adheridas a este gracias a una estructura metálica y dispuestas aleatoriamente sobre la fachada principal, con el objetivo de optimizar la orientación y mejorar la ventilación natural creando, además, la sensación de movimiento. El edificio fue el escenario elegido por el grupo de rap canario Locoplaya para rodar el videoclip de su canción «Cuelga tú«.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.