0

Dime cómo quieres vivir y te diré dónde hacerlo

Es muy importante elegir bien el lugar donde vamos a establecer nuestro hogar. La compra de una vivienda debe ser una decisión meditada y acorde con nuestras posibilidades y también preferencias y forma de ser. Y es que el mercado inmobiliario es tan amplio que ofrece opciones para todos los gustos.

Desde Urbanitae hemos hecho una selección de alternativas que mejor se pueden adaptar a los diferentes preferencias y personalidades:

  1. Si tu prioridad es el precio

Según el portal Idealista, las viviendas en los municipios españoles de menos de 5.000 habitantes son un 51,8% más baratas que la media nacional. El precio medio en este tipo de poblaciones es 834 euros/m2, mientras que en las capitales se situaba en el mes de junio de 2020 en 1.729 euros/m2. Por su parte, Fotocasa destaca que las provincias con el precio por metro cuadrado por debajo de los 1.000 euros son Toledo, con 961 euros/m2, y Ciudad Real, con 969 euros/m2.

  • Si prefieres zonas con vecinos de alto poder adquisitivo

En este caso, si tu presupuesto te permite pagar por encima de los 10.000 €/m2, puedes decantarte por la calle Serrano de Madrid, la más cara de España o el Paseo de Gracia, en Barcelona.

Fuera de las grandes capitales hay muchas opciones. Entre los enclaves más exclusivos encontramos, por ejemplo, el barrio Es Cubells, de Sant Josep de Sa Talaia (Ibiza) donde los precios ascienden a  9.142 euros/m2 o la calle Mozart en Marbella, donde el precio medio de las viviendas en venta supera los 8.400 €/m2.

  • Si quieres vivir como un ermitaño

El estrés del tráfico, los vecinos, los comercios… Si sumamos todo esto al sinvivir de la vida cotidiana, pueden hacer que sopesemos marcharnos a un lugar donde estemos solos y sin problemas vecinales.

La provincia de Guadalajara se confirma como uno de los destinos por excelencia si queremos vivir aislados del mundanal ruido, puesto que es una de las zonas más despobladas de la península, con 1,6 habitantes por kilómetro cuadrado. Además, tanto la Sierra Norte como la comarca de Molina de Aragón destacan por el frío y por sus parajes idílicos para hacer senderismo. Un plus para la tranquilidad.

Y es que la meseta central de España es una de las zonas más despobladas de nuestro país. Soria, Teruel o Zamora tienen infinidad de pueblos medievales con muchísima historia.

  • Si te gusta estar siempre acompañado

Por el contrario, son muchos los que huyen del silencio y no les molestan las aglomeraciones, el bullicio o el ruido.  Si es así, tu destino es el municipio valenciano de Mislata, ubicado a seis kilómetros de la capital, donde se superan los 21.500 habitantes por kilómetro cuadrado, incluso situándose por encima de ciudades como París o incluso Berlín.

¿A qué se debe este fenómeno tan curioso? El crecimiento urbano entra en juego, y lo que hace 50 años era un lugar puramente agrario, ha pasado a ser un escenario industrial, incluso cuadruplicando el número de habitantes.

  • Si eres amante de la naturaleza

Quizás pertenezcas a ese colectivo que adora vivir rodeado de naturaleza, de parajes que parecen sacados de un cuento. El paisaje kárstico de Orbaneja del Castillo, en Burgos, puede ser una buena alternativa. También la localidad de Deià, en Baleares, ubicada en el inmejorable entorno de la Sierra de Tramontana. O la población alicantina de Guadalest, enmarcada por las sierras de Aitana y Xortá, dominando sobre un valle en el que, entre otros atractivos, sobresale un embalse de aguas turquesas.

  • Si quieres despertar al borde de un precipicio

Otra opción poco convencional, aunque con impresionantes vistas, es la de asentarte en una casa al borde de un precipicio, con vistas de mar o un entorno terrestre. Si no te asustan las empinadas subidas o las curvas de infarto, puedes jugártela en lugares como Masca, en Tenerife; Castellfollit de la Roca en Girona o muchos más.

  • Si te gustaría vivir como si fueras un hippie

Porque vivir como si fueras Jimy Hendrix o los Beattles puede dejar de ser un sueño. Hace ya hoy más de 50 años que Ibiza vio nacer este movimiento y aún se respira su esencia, aunque muchos han sido los lugares que también se contagiaron de este espíritu. Valdepiélagos, justo en medio de la meseta central y a 50 kilómetros de Madrid es un oasis en forma de ecoaldea donde sus ciudadanos conviven con la naturaleza en comunidad colaborativa. Con 30 casas, se abastecen de energía limpia y contribuyen a la lucha contra el cambio climático.

La misma filosofía de vida tienen en las montañas del bierzo leonés, en el pueblo de Matavenero, donde se rigen por las tres R: Reciclar, reducir y reutilizar. Por último, en Caños de Meca, Cádiz, descubrirás un lugar otro tradicional destino hippy.

  • Si buscáis respirar siempre aire puro

Cada vez son más las ciudades españolas que superan los niveles de contaminación permitidos. En el polo opuesto a esta situación encontramos, por ejemplo, Campisábalos, ubicado en la Sierra Norte de Guadalajara, que recientemente ha sido reconocido como uno de los pueblos con el aire más limpio del mundo, solo superado por un pueblo en Finlandia y otro en Canadá. Y es que su falta de industria, la altitud a la que se encuentra y los grandes vientos que cruzan sus cielos lo convierten en un paraje idóneo para renovar tus pulmones.

  • Si eres un romántico

En España tenemos un sinfín de opciones con vistas paradisiacas, atardeceres históricos, pueblos que enamoran tanto a sus visitantes que quieren quedarse a vivir para siempre.

Las orillas y los pueblos costeros de Cantabria; los adoquines y las calles empinadas de Pedraza, en Segovia; las pequeñas casas blancas de Altea o todo el encanto del sur en Ronda son algunos de los muchos ejemplos de los lugares donde sí o sí, si adquieres una vivienda, caerás rendido.

banner-urbanitae-728x90

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *