0

¿Te gustaría tener una vivienda industrializada?

En el mercado inmobiliario hemos asistido a una evolución de no retorno y el sector de la construcción no ha quedado atrás. Un ejemplo de ello bastante evidente son las viviendas industrializadas, que podrían estar marcando el camino de la vivienda y la habitabilidad del futuro. Así, estas se han abierto paso en el inmobiliario con un objetivo claro, el de satisfacer la demanda de vivienda sostenible.

Las viviendas industrializadas responden a esa exigencia del sector por la que se busca un proceso de construcción con un menor impacto medioambiental. Pero también a la demanda de los usuarios que quieren espacios más eficientes energéticamente y que se adapten a sus necesidades. Como su propio nombre indica, las viviendas industrializadas son casas que se construyen –o más bien se producen– en entornos industriales, en contraste con el concepto de vivienda convencional.

Si nuestros hábitos de vida han cambiado, es fácil pensar que también lo estén haciendo nuestras casas. Por extensión, la forma en la que construimos también puede ser diferente. Este es precisamente el punto de partida de las viviendas industrializadas. Su construcción –off-site– parte de una premisa sencilla: su construcción no se limita al espacio reservado para su edificación, porque no están concebidas para ello. 

¿Qué ventajas tienen?

La fabricación de viviendas industrializadas permite que gran parte de sus elementos, principalmente los externos, sean elaborados industrialmente para luego ser trasladados, habilitados y ensamblados. Además, estas también se fabrican a partir de elementos ya preindustrializados, lo que permite disponer de líneas de montaje en paralelo que agilizan la fabricación. Aproximadamente el 80% de la vivienda se produce en las naves industriales. Pero, lo más importante de todo: ¿qué ventajas ofrecen?

  • Menores tiempos de ejecución y entrega. Aunque la promoción de viviendas de obra nueva es cada vez más ágil, la ejecución de las viviendas industrializadas, al no pasar por un proceso de construcción per se, es mucho más rápida. Además, son más fácilmente replicables.
  • Costes de producción más bajos. Una producción más ágil también se traduce en unos costes de producción más bajos, lo que luego repercute en el precio. Muchas de estas viviendas no solo son más sostenibles, sino también más baratas. Sin embargo, su precio dependerá de factores como el tamaño o el grado de personalización, que suele admitir mucha flexibilidad en su construcción.
  • Márgenes de error reducidos. Al pasar gran parte de la estructura por un proceso de ensamblaje, las posibilidades de error son más reducidas. Esto sigue siendo compatible con la personalización de las viviendas, lo que las diferencia de las casas prefabricadas, que tienden más a la estandarización. En este sentido, las viviendas industrializadas se encuentran a medio camino entre las casas prefabricadas y las tradicionales. 
  • Mayor sostenibilidad. Por lo general, las viviendas industrializadas son más sostenibles que las tradicionales. Esto se debe al bajo impacto ambiental de su construcción. principalmente por la gestión de los residuos, que son más fáciles de asimilar.

Las viviendas industrializadas en España

El crecimiento de las viviendas industrializadas en España de los últimos años es lento pero sostenido. Por el momento, solo representan un 1% del conjunto de viviendas españolas, en contraste con otros países europeos, como en Holanda, donde estas suponen el 50% de las viviendas, o en Alemania, donde ya alcanzan el 9%. No obstante, las perspectivas de crecimiento en la próxima década son muy positivas. Se calcula que antes de 2030 podrían representar el 40% de las nuevas viviendas.

Una de las compañías que más proyectos ha sacado adelante por el momento es Aedas Homes, de la mano de la constructora Bauen, que trabaja con un sistema modular 3D. La inmobiliaria ha puesto en marcha 12 promociones con más de 100 viviendas, pero ya tiene en mente que al menos en 2023 el 25% de las viviendas que entreguen sean industrializadas. Algunas otras de las promotoras más punteras en construcción de viviendas industrializadas son Culmia, Worldmetor o Inarquia, que llevan ya años trabajando en la que se perfila como la nueva casa del futuro.

banner-urbanitae-728x90

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *