0

La vivienda se encarece un 8% en 2T 2022

El precio de la vivienda sigue subiendo. Los datos definitivos del Instituto Nacional de Estadística (INE) para el segundo trimestre de 2022 reflejan un aumento anual del 8,0%. Es un ritmo medio punto menor que el registrado entre enero y marzo, cuando el avance fue el mayor que se había registrado desde el tercer trimestre de 2007… En todo caso, son ya 33 trimestres consecutivos de alzas: la última variación anual negativa se dio en el primer trimestre de 2014.

La moderación se refleja tanto en la vivienda nueva como la usada. En el primer caso, los precios crecieron un 8,8% entre enero y marzo –1,3 puntos menos que en el mismo periodo de 2021–, mientras que la vivienda de segunda mano se encareció un 7,9% –tres décimas menos que el año anterior–.

La variación trimestral sigue siendo, también, positiva. El índice general de precios (IPV) subió un 1,9% entre el segundo y el primer trimestre de 2022. Suma, por tanto, seis trimestres de alzas: la última caída se produjo en el último trimestre de 2020, como consecuencia de la pandemia de covid.

Los costes de construcción bajan

Una de las variables claves en el análisis de la vivienda nueva es la evolución de los costes de construcción. Según Sociedad de Tasación, estos costes aumentaron un 7,45% en el último año, situándose en los 1.106 €/m2 a cierre del primer trimestre de 2022. Según los datos del Ministerio de Fomento, en junio los costes totales de construcción –sin incluir mano de obra– eran un 22% superiores que un año antes. 

Sin embargo, parece que la tendencia puede estar a punto de cambiar. Según la consultora CBRE, en la segunda mitad de 2022 habrá un descenso gradual. Como recoge Cinco Días, materiales como el acero, el aluminio, el cobre y la madera ya han rebajado su precio respecto al comienzo de la guerra en Ucrania. Esta evolución se ha registrado también en otras materias primas, como el petróleo y alimentos como el trigo, el maíz o la avena. 

¿Hacia dónde caminan los precios?

En su índice general del mes de agosto, Tinsa recoge un incremento interanual del 8,5% en el precio de la vivienda. Es verdad que, mes a mes, el precio cayó un 0,8%, lo que supone el primer descenso mensual desde agosto de 2021. Pero las previsiones son, por lo general, optimistas. Sociedad de Tasación contempla “incrementos en precios prolongados en lo que resta de año”. 

Por su parte, CBRE cree que la vivienda se encarecerá un 6% en 2022, a pesar de que “el impacto de las tensiones inflacionistas sobre las rentas reales de las familias y el aumento de los costes de financiación reducirán ligeramente la demanda y el ritmo de crecimiento de los precios durante los próximos trimestres”.

En Atlas Real Estate vaticinan un avance del 2,9% en el precio medio de la vivienda respecto a 2021 –y de un un 3,9% respecto a 2019–. El metro cuadrado se elevaría, pues, hasta los 1.706 euros. Ahora bien, en 2023, los precios disminuirían de media un 0,9% con respecto a los de este año. El mercado se enfriará en los próximos meses como consecuencia no solo de la inflación, sino del menor stock disponible. Esta disminución de la oferta conducirá a una “desaceleración controlada”, según la consultora. 

Aunque no es ajeno al contexto global, el mercado inmobiliario en España sigue demostrando una notable resiliencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.