0

Bajan un 7,4% las ejecuciones hipotecarias de viviendas

Las certificaciones por ejecuciones hipotecarias sobre viviendas de personas físicas bajaron un 7,4% anual en el segundo trimestre de 2022. En concreto, las inscripciones iniciadas sobre vivienda habitual se redujeron un 4,1% interanual, hasta las 3.165. Se trata del primer decremento anual en los últimos ocho trimestres, según los datos provisionales del Instituto Nacional de Estadística (INE). 

Hay que recordar que una ejecución hipotecaria es justamente la ejecución de la garantía de un préstamo hipotecario. Es decir, un procedimiento por el cual el banco –la entidad acreedora– reclama la vivienda –el bien hipotecado– por impago de tres o más mensualidades –o por incumplimiento de las obligaciones garantizadas con la hipoteca–. Las consecuencias más frecuentes son el embargo y la posterior subasta de la vivienda.

Entre abril y junio se iniciaron en los registros de propiedad un total de 7.115 inscripciones de certificaciones por ejecuciones hipotecarias, un 27,4% menos que en el mismo trimestre de 2021. Si nos ceñimos al total de viviendas, la cifra fue de 4.596, lo que supone un descenso del 23,6%. De ellas, 3.857 fueron viviendas de personas físicas, una cifra un 7,4% menor que la correspondiente al mismo periodo de 2021. Nueve de cada diez son sobre viviendas usadas.

En el segundo trimestre de 2022 se iniciaron ejecuciones sobre 3.165 viviendas habituales, lo que supone un descenso anual, como decíamos al comienzo, pero también trimestral, del 4,7%. Aun así, representaron el 44,5% del total de estos procedimientos. Las certificaciones sobre las residencias no habituales de los propietarios sumaron 692, lo que supone una caída del 19,8% en tasa anual y del 11,8% trimestral.

Con 950 certificaciones por ejecuciones hipotecarias iniciadas e inscritas sobre viviendas de personas físicas, Andalucía es la comunidad con mayor incidencia. Le siguen Comunidad Valenciana (817), Cataluña (726) y, a mayor distancia, la Comunidad de Madrid (331). 

La pandemia, punto de inflexión

Uno de los efectos de la pandemia fue el aumento de estos procedimientos. La trayectoria ascendente en el número de ejecuciones se inició en el tercer trimestre de 2020. Entre julio y septiembre de 2020 alcanzaron 1.800, el doble que en el trimestre anterior. En todo 2020 se inscribieron más de 7.500 certificaciones. Al año siguiente, el total superaría las 12.000. Desde el comienzo de la serie (2014), el promedio anual ronda las 16.000 ejecuciones. 

Aun así, los datos reflejan una realidad bien distinta a la de los años de la crisis inmobiliaria de 2008. De hecho, casi el 16% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas sobre viviendas en el segundo trimestre corresponden a hipotecas constituidas en 2007; el 15,6% a hipotecas constituidas en 2006 y el 9,8% a hipotecas de 2005. Como señala el INE, el periodo 2005-2008 concentra el 49,6% de las ejecuciones hipotecarias iniciadas este trimestre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.