2

Ventajas de hacer reformas en casa durante el verano

Una vez de vuelta a la normalidad, las pequeñas constructoras retoman la actividad de las reformas en las viviendas y auguran un muy buen verano con obras en hasta el 70% de los hogares españoles, según las cifras de la patronal Andimac.

Si tienes previsto realizar una obra en tu hogar, el verano es, según muchos expertos, el mejor momento para llevarlo a cabo. Lejos quedaron los tiempos en los que todo se paralizaba y conseguir materiales era una odisea en pleno mes de agosto.

A nivel de temas normativos, la Ley de Propiedad Horizontal establece en su artículo 7.1 que el propietario de una vivienda o local comercial puede cambiar cualquier elemento, instalación o servicio cuando no altere ni modifique la seguridad de los edificios o su estructura, respete al resto de los vecinos, siempre dando cuenta de las obras al presidente de la comunidad.

Eso sí, antes de plantear una reforma de tu casa en verano, debes asegurarte de que está permitido hacerlo en estas fechas en tu localidad. Hay algunos municipios que, al ser destinos específicos de descanso vacacional, ponen trabas a determinados tipos de obras como rehabilitación de fachadas o la ejecución de trabajos que puedan resultar molestos por ruidos, generación de escombros, olores, etc.

Una vez verificado este punto, te damos algunos argumentos para que el verano sea el momento en el que te decidas a hacer estos cambios:

  1. Días más largos y secos. En los meses de verano, tenemos más horas de luz para poder trabajar y no recurrir a la luz artificial o a la electricidad. Además, el hecho de que llueve muy poco en verano favorece la realización de obras en el exterior y ayuda a un secado más rápido de cosas como la pintura tanto en el interior como en el exterior. Además, el buen tiempo permite tener las ventanas abiertas y ventilar mejor la casa.
  2. Mayor oferta y disponibilidad de las empresas. Las empresas de reformas suelen tener menos trabajo en verano y es más fácil contratar las partidas en esta época del año.
  3. Jornadas laborales más cortas. La jornada laboral intensiva que muchos disfrutan en verano e incluso la posibilidad de contar con vacaciones, permiten dedicar más tiempo a supervisar la obra o comprar materiales que necesites. 
  4. Posibilidad de instalarte en una segunda residencia: Si cuentas con una segunda residencia, es el momento perfecto para realizar las obras en tu vivienda principal y evitarte así los inconvenientes de instalarte en casa de un familiar, buscar un hotel o incluso alquilar otra casa.
  5. Vecindario. En verano, muchos vecinos se van de sus casas por lo que evitarás molestarles con ruidos, polvo o trasiego de personas.
  6. Mayor agilidad para gestionar trámites burocráticos. Los trámites burocráticos habitualmente son tediosos, muchos de ellos no se pueden formalizar de forma telemática y exigen pasar largas colas antes lo mostradores de los ayuntamientos. En verano habrá menos gente, por lo que los permisos en ayuntamientos podrán tramitarse con mayor celeridad.

Como ves, son muchas las ventajas de aprovechar la época estival para realizar esa reforma que llevas tanto tiempo esperando hacer, pero no olvidemos la principal razón: disfrutarás de tu nuevo hogar en septiembre, cuando la vuelta a la rutina y el inicio del otoño nos obligue a estar más tiempo en casa. ¿Te animas a renovar tu hogar este verano? Si ya estás convencido, te dejamos unas ideas de reformas de casas para que puedas inspirarte o al menos soñar un poco…

banner-urbanitae-728x90

2 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *